miércoles, agosto 23, 2006

En un tiempo pasado III

Después del festival nuestro destino fue: Palmeira (Galicia). Alquilamos una casita con unos amigos para pasar una semana en esas tierras del norte que siempre he querido conocer.
Y hasta sus preciosas playas también se ha acercado Sanasysalvas.
Hemos estado también en Riveira (en su feria), en Cambados y nuestra visita coincidió con la feria del Albariño. Qué vino tan delicioso, con su marisco, sus pimientos de Padrón... Me encantaron todos aquellos sitios que pudimos llegar a conocer porque... los preciosos días de sol que tuvimos la suerte de disfrutar tornaron a grises.
En Cambados pensamos que sería buena idea acercarnos a O Grove y conocer la tierra de uno de nuestros grupos preferidos: Nadadora. Una vez allí vimos cómo una gran nube gris se apoderaba del único protagonista del día, de aquel cielo azul celestial. No era un simple nublado, no. Galicia empezaba a llorar.


Días felices y matinales, días de playa, de vino blanco, de diversión, de disfrute y risas con los amigos, de sorpresas, de alegrías, de caras y voces desconocidas que se muestran sinceras...



Días de tristeza, de melancolía, de poca visivilidad, de impotencia, de muy mal gusto por lo natural, de demasiada impotencia.
Galicia comenzaba a llorar rabiosa. Y nuestros corazones se inundaban de sus quejidos y lamentaciones, de su gris inusual aliento se llenaban nuestros pulmones y de lágrimas encharcadas de cenizas se mostraban nuestros ojos.


"Arde el cielo, grita el lienzo entre rojos violentos..." (La Habitación Roja - "Nuevos Tiempos")

La verdad, no hay palabras para condenar tal acto irracional y miserable. No las hay.
Desde aquí mil y una sonrisa para Galicia y todos sus habitantes.